6 claves esenciales del mentoring

6 claves esenciales del mentoring

El mentoring es una herramienta de ayuda muy en boga en los últimos tiempos. El mentoring es una relación personal que se establece entre dos personas. En esta relación, una persona veterana y con mucha experiencia ayuda a otra que está empezando o que tiene menos conocimientos y experiencia.

La persona que comparte sus conocimientos y experiencias es conocida como mentor. La persona que recibe el mentoring es denominado con palabras como discípulo o aprendiz.

Consejos para realizar un buen mentoring

Estos son 6 consejos esenciales para que una estrategia de mentoring consiga los frutos esperados:

1.- Cada persona necesita un enfoque de mentoring

No se puede clasificar las diversas modalidades de mentoring porque cada persona tiene una definida. Cada persona, en efecto, necesita un enfoque de mentoring  para que sea adecuada. Se trata, con un ejemplo, de confeccionar trajes a medida. Es el momento de plantearte una batería de preguntas como las que siguen:

  • ¿Cómo sabrás que tu discípulo logra tener éxito?
  • ¿Cómo le comunicarás al discípulo cómo es el éxito?
  • ¿Cómo esperas que sea el desarrollo de tu discípulo durante el curso de tu orientación?

2.- Las expectativas y la motivación

En este segundo paso hay que establecer las expectativas que busca el discípulo. Al mismo tiempo es muy importante conocer de primera mano cuál es la motivación que tiene para alcanzarlas.

3.- Establece una relación personal

El mentoring es una acción que se realiza dentro de un círculo completamente íntimo. La relación entre el maestro y su pequeño saltamontes es completamente personal. La empatía es una de las claves del éxito de un mentoring. Y asimismo es fundamental la escucha por parte del mentor para conocer los entresijos de su discípulo.

4.- Utiliza todos los tipos de inteligencia

Resulta que existen varios tipos de inteligencia -lógico-matemática, lingüística, espacial-, pero en el mentoring es imprescindible contar con la inteligencia emocional. Hay que escuchar a tu discípulo así como comprender y conocer cómo analiza las situaciones y se enfrenta a ellas. Para ello, además tendrás que saber formular las preguntas correctas. No es bueno establecer prejuicios de ninguna de las maneras.

5.- El éxito de saber contar los fracasos

Si realizas mentoring tendrás que asumir que de igual forma que en tu carrera profesional has tenido éxitos, también habrás habido fallos, errores, derrotas y fracasos. Lo importante es saber trasladar a tu discípulo que también se aprende, y mucho, de ellas. Si fallas una vez, aprendes, y la siguiente vez fallarás mejor, como resume el viejo adagio de cultura empresarial. Te permitirá avanzar hacia tus desafíos y lograr victorias.

6.- Confía en el sabor de la victoria

Muchas veces, los mentoring se diseñan para resolver una situación negativa. Se trata entonces de personas que se encuentren estancadas o en una relación laboral complicada. Entonces, lo que ocurre es que por definición y naturaleza es un entorno negativo. Hay que darle la vuelta y empezar a generar aspectos positivos. Para ello, el mentor tendrá que diseñar una adecuada estrategia para celebrar los logros.

Gestión contenidos del blog.