La batalla contra el cáncer se lleva el Nobel de Medicina

La batalla contra el cáncer se lleva el Nobel de Medicina

Por sus descubrimientos del papel del sistema inmune en la regulación del cáncer”. Una frase tan corta, tan sencilla, encierra dentro uno de los mayores honores que se pueden recibir en esta vida: el Premio Nobel de Medicina.

Y esta frase es exactamente la que escucharon dos investigadores que han recibido el Premio Nobel de Medicina. En efecto, James P. Allison y Tasuku Honjo han sido galardonados con este premio por su desarrollo de terapias contra el cáncer, según informó el Instituto Karolinska en Estocolmo.

Allison y Honjo, especialistas en inmunología

El Premio Nobel en Fisiología o Medicina (Nobelpriset i fysiologi eller medicin) es entregado anualmente por el Instituto Karolinska de Suecia a «científicos y médicos que sobresalen por sus contribuciones en el campo de la fisiología o la medicina«.

Se trata de uno de los cinco premios Nobel establecidos en el testamento de Alfred Nobel, en 1895. Y que son dados a todos aquellos individuos que realizan contribuciones notables en la química, la física, la literatura, la paz y la fisiología o medicina.

Los distinguidos son James P. Allison (7 de agosto de 1948), inmunólogo estadounidense. Ocupa la cátedra de Inmunología y es el director ejecutivo de la plataforma de inmunoterapia en el M. D. Anderson Cancer Center. Sus descubrimientos se orientan hacia nuevos tratamientos para los tipos de cáncer más letales en humanos. Dirige el consejo científico asesor del Cancer Research Institute (CRI). Sus investigaciones se centran en los mecanismos de desarrollo y activación de las células T así como el desarrollo de estrategias novedosas de inmunoterapia ante tumores. Es reconocido como la primera persona en aislar el complejo proteico receptor de antígeno de los Linfocitos T.

Su compañero es Tasuku Honjo (Kioto, 27 de enero de 1942), inmunólogo japonés, es conocido por haber identificado la proteína 1 de la muerte celular programada Protein 1 (PD-1). Es también conocido por sus trabajos en la identificación de citoquinas, Interleucina-4 e Interleucina-5,2​ así como el descubrimiento de Deaminasa de citidina inducida por activación, esencial para la conmutación de clase de inmunoglobulina y la hipermutación somática.

Un acicate para seguir luchando por salvar vidas

Ambos investigadores fueron premiados por sus avances en inmunoterapia, que se sirve de la habilidad del sistema inmune para atacar las células cancerosas, según el Instituto Karolinska en Estocolmo. Allison estudió una proteína que funciona como un freno en el sistema inmune. Por su parte, el descubrimiento de Honjo de una proteína en células inmunes llevó a tratamientos impresionantemente efectivos en la lucha contra el cáncer.

El inmunólogo molecular y químico japonés Tasuku Honjo expresó su deseo de que el premio pueda animar a más investigadores a ampliar los estudios y mantener la lucha contra el cáncer. «Espero que este tratamiento siga salvando más vidas«, afirmó el investigador, de 76 años, en una rueda de prensa que ofreció en la Universidad de Kioto (centro), donde continúa ejerciendo como profesor invitado, una hora después de conocer que había recibido el Nobel, que comparte con el estadounidense James P. Allison.

Gestión contenidos del blog.