Historias del pasado en el Día Mundial de la Televisión

Historias del pasado en el Día Mundial de la Televisión

En 1996, la Asamblea General de la ONU proclamó el 21 de noviembre Día Mundial de la Televisión. Una fecha que conmemora, además, la celebración del Primer Foro Mundial sobre ese medio en la ONU. En la resolución A/RES/51/205, se invitaba a los Estados a observar ese Día promoviendo intercambios de programas centrados en la paz, la seguridad, el desarrollo económico y social y la cultura, entre otras cuestiones.

El 21 y 22 de noviembre de 1996 se celebró el primer Foro Mundial de la Televisión, con la participación de importantes figuras de este medio de comunicación que se reunieron para considerar cómo podían reforzar su cooperación.

Unos días después, en el mes de diciembre, la Asamblea General aprobó una resolución en la que se celebraba el Día Mundial de la Televisión en conmemoración de ese evento. La resolución suponía el reconocimiento del gran impacto de las comunicaciones geo-televisivas en el escenario presente mundial.

De la UHF a las televisiones privadas

De esa forma, la televisión fue reconocida como una herramienta importante de orientación, canalización y movilización de la opinión pública. Su impacto en los asuntos políticos no puede, por tanto, negarse.

En España, tras varios años de pruebas y ensayos, el 28 de octubre de 1956 saltó a las ondas la primera emisión oficial de Televisión Española. El discurso inaugural del ministro Gabriel Arias Salgado sólo pudo seguirse en los apenas 600 televisores que había en Madrid. Su precio, en torno a 30.000 pesetas, era prohibitivo para la gran mayoría de ciudadanos.

España ya tenía un canal. Más tarde, aparecería otro, el conocido como UHF. El canal comenzó sus emisiones en pruebas en 1966 a través de la tecnología UHF, por lo que en sus primeros años se le asoció coloquialmente con ese nombre.

También recibió otras denominaciones como Cadena II, Segunda Cadena, Segundo Programa o TVE-2 hasta que en los años 1990, con la aparición de las televisiones privadas, adoptó su denominación actual: La 2. Más tarde aparecerían las televisiones autonómicas y, en 1990, las privadas.

6 cadenas privadas para 3 concesiones

La Ley de Televisión Privada de 1988 es una ley española que regula la gestión indirecta del servicio público esencial de la televisión, cuya titularidad corresponde al Estado español.

En un principio se habían presentado hasta 6 proyectos diferentes que optarían a las 3 únicas concesiones:

  1. Antena 3 de Televisión apoyada por Manuel Martín Ferrand (Dueño de Antena 3 Radio), el Conde de Godó, el periódico ABC (periódico) y al Grupo Correo. Que, además, tenían una sentencia del Tribunal Supremo a su favor desde el año 1982.
  2. En segundo lugar estaba Silvio Berlusconi que presentaría Telecinco junto con el Grupo Anaya y la ONCE como socios principales.
  3. Luego llegaría un proyecto encabezado por Antonio Asensio (Dueño del grupo Zeta), Mario Conde (Presidente de Banesto) y el magnate Rupert Murdoch denominado Canal Uno Univisión, quien en un principio se pensaba que se llevaría la tercera concesión.
  4. Canal C. Presentado por 25 importantes empresarios catalanes.
  5. Tele 16 de Juan Tomás de Salas (Presidente del Grupo 16) pero que no tuvo mucha suerte al presentarse fuera de plazo.
  6. El último proyecto era el de Canal+ (España) presentado por Jesús de Polanco que presentaba un canal de pago, al que un principio no era lo que buscaba esta ley, pero que el Gobierno dio el visto bueno y que la prensa anticipaba al día anterior de ser publicadas las concesiones que Canal Plus estaría entre las tres.

El 26 de agosto de 1989 las tres concesiones otorgadas inicialmente mediante el oportuno concurso público recayeron sobre las ya conocidas sociedades:

  • Antena 3 de Televisión, S.A.
  • Gestevisión Telecinco, S.A.
  • Sogecable, S.A., a partir del 3 de abril de 1990 por períodos renovables de 10 años.

En 2005, mediante la Ley 10/2005, de 14 de junio (que suprimió el límite máximo de tres concesiones privadas) y el real decreto 946/2005, de 29 de julio, se acordó la incorporación de un nuevo canal analógico («La Sexta«) y se autorizó a Canal+ a emitir en abierto, pasando a ser «Cuatro«.

Hoy en día, los usos y costumbres del público y el universo de canales que hay, además de la irrupción de la televisión por internet, lo ha cambiado completamente todo.

Equipo BLOG Grupo Cajamar

Gestión contenidos del blog.