¿Están cambiando las nuevas tecnologías nuestra forma de relacionarnos?

¿Están cambiando las nuevas tecnologías nuestra forma de relacionarnos?

El papel de las nuevas tecnologías en nuestro día a día

La forma en que las personas nos comunicamos ha cambiado mucho en los últimos años, gracias al uso de las nuevas tecnologías. En la era de la transformación digital, internet juega un papel fundamental en nuestras vidas. Los avances tecnológicos nos han permitido suprimir ciertas limitaciones existentes para relacionarnos con otras personas (distancia física, timidez, etc.). Aunque su uso difícilmente permitirá reemplazar la capacidad inherente a una persona para poder hablar con otra y expresar sus ideas, no solo con palabras sino también con el lenguaje corporal, el volumen de su voz y hasta con su sola presencia física.

¿Podríamos vivir sin nuestros dispositivos electrónicos (móvil, tablet, etc.)? ¿y pasar mucho tiempo sin mirar WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, TikTok, etc.?

Probablemente la respuesta a la primera pregunta, para la mayoría de nosotros, sería rotundamente no y a la segunda también no, al menos para un elevado porcentaje de la población, especialmente WhatsApp que se ha convertido en un medio de comunicación casi más frecuente que las propias llamadas telefónicas.

En cualquier caso, no debemos olvidar que el uso de las nuevas tecnologías tiene tanto ventajas como inconvenientes.

Ventajas de las nuevas tecnologías en las relaciones interpersonales

Las principales ventajas que las nuevas tecnologías tienen sobre las relaciones humanas son:

  • Facilidad e inmediatez para contactar con otras personas. Necesitamos menos tiempo para ponernos en contacto con cualquier persona, lo cual, en el ámbito laboral, se traduce en un ahorro de tiempo y dinero.
  • Fomento, afianzamiento y consolidación de las relaciones a distancia (familiares, etc.). Las nuevas tecnologías permiten mantener y/o reforzar las relaciones a distancia, en especial cuando tenemos algún familiar al que no podemos/debemos visitar por su vulnerabilidad, en situaciones como la actual.
  • Posibilidad de ampliar fácilmente nuestro círculo de relaciones. Nos resulta más sencillo construir nuevas relaciones gracias a las nuevas tecnologías.
  • Innovación en la metodología docente. Sin duda, las nuevas tecnologías, especialmente en la época actual (de pandemia por covid-19), han permitido conseguir una importante transformación en la docencia (impartición de clases, realización de tareas y hasta lectura de libros online, gracias a programas y plataformas digitales).
  • Nuevas formas de trabajar a distancia. En momentos excepcionales, como el que nos ha tocado vivir desde hace ya un año, las nuevas tecnologías nos permiten seguir desempeñando nuestro trabajo, en aquellos sectores de actividad en que la presencia física no es imprescindible, gracias al teletrabajo.

Inconvenientes de las nuevas tecnologías en las relaciones humanas

Pero no es oro todo lo que reluce e indudablemente el uso de las nuevas tecnologías en las relaciones humanas presenta ciertos inconvenientes, siendo, en mi opinión, especialmente importante ser conscientes de ello, para hacer un buen uso de las nuevas tecnologías que nos permita maximizar su aprovechamiento y minimizar los riesgos inherentes a las mismas:

  • Exposición de nuestra intimidad y pérdida de confidencialidad. En ocasiones llegamos a pensar que necesitamos las nuevas tecnologías para poder sobrevivir. La necesidad de mantener nuestro perfil y/o estado constantemente actualizado en las redes sociales puede llegar a ser un problema, generarnos ansiedad y gran dependencia de las redes, llegando a mostrar aspectos de nuestra intimidad (datos personales y de nuestro entorno) que son importantes salvaguardar, con los riesgos que ello conlleva.
  • Falsedad de la imagen mostrada en redes sociales. En muchas ocasiones mostramos una imagen falseada de nosotros mismos en las redes, debido probablemente a la insatisfacción de la persona con su propia realidad.
  • Abandono del mundo real para refugiarnos en un mundo virtual. En determinados casos las nuevas tecnologías pueden llegar a hacernos dejar de lado nuestra vida real, para centrarnos en un mundo virtual (muchas veces irreal).
  • Adicción a Internet. Problema que se presenta cuando las personas se vuelven completamente dependientes de Internet, pudiendo provocarles ansiedad y angustia si no están conectados. Esta adicción puede ocasionar nerviosismo, irritabilidad e incluso poco interés por convivir con otras personas. Por ello es muy importante que, en el caso de los menores de edad, los padres tutelen su presencia en las redes y el uso de dispositivos electrónicos.
  • Menor dedicación a otras cosas más importantes. La dependencia del móvil o tablet (WhatsApp y redes sociales) y de los videojuegos, en muchos casos, puede suponer la pérdida de atención sobre otras tareas que la persona ha de realizar (trabajo o estudio).

En general, a pesar de los múltiples inconvenientes o más bien riesgos que pueden llevar aparejados, no cabe duda de que las nuevas tecnologías, en situaciones excepcionales (como la actual, en plena pandemia por covid-19), permiten dar cierta continuidad a nuestra vida cotidiana (teletrabajo, enseñanza online, contactos telemáticos con familiares y amigos, etc.).

Francisca Jesús García Moreno

Seguimiento Presupuestario en Grupo Cooperativo Cajamar