Banner
En qué consiste la metodología OKR de Google

En qué consiste la metodología OKR de Google

Google, la gran compañía de tecnología que lidera el mercado y los servicios, la innovación y la magia ya en el siglo XXI, cuenta, al menos, con dos secretos:

  1. Uno de ellos está mejor guardado que el de la fórmula de la Coca Cola. Se trata de su algoritmo para las búsquedas de sus arañas.
  2. El otro son las OKR. De este segundo secreto se pueden explicar numerosas cuestiones que luego puedes aplicar en tu propio trabajo o empresa.

OKR no son más que, otra vez, las siglas de un concepto. Esta vez, OKR define Objectives and Key Results, que en la lengua española se traduce como ‘objetivos y resultados clave’.

De forma sencilla, en esta primera aproximación, se trata de los objetivos que se marcan a los trabajadores para llegar a un incremento en el ámbito personal, laboral, económico o profesional.

Wikipedia informa que “los OKR fueron creados en Intel y popularizados por el VC John Doerr, y se ha extendido su uso a empresas como Google, LinkedIn​ y Zynga. Empezaron a usarse en la década de los años noventa, y muchas empresas lo usan hoy en día”. Como por ejemplo, Google.

Características de la metodología OKR

Los OKR son:

  • Medibles. Sus resultados son medibles. Se pueden cuantificar, por ejemplo, en porcentajes.
  • Apropiados. Por un lado tienen que ser ambiciosos, para que el profesional tenga que esforzarse y dar lo mejor que tenga para conseguirlos. Pero, por otro lado, no tienen que ser inalcanzables, porque desmotivan.
  • Pactados. Es muy importante que se establezcan con el consentimiento de la persona que quedará con el OKR

Una vez avanzado en el concepto de la metodología OKR, conviene saber que “OKR se define como los métodos y el proceso necesarios para organizar tu empresa a través del sano ejercicio de fijar objetivos individuales y medirlos tanto cuantitativa como cualitativamente”.

De este modo, se pretende conectar y entrelazar el triángulo básico de objetivos:

  1. Personales.
  2. De equipo.
  3. De la empresa.

El mejor ejemplo es una regata en la que los remeros de cada embarcación realizan el esfuerzo siempre en la misma dirección y con el mismo ritmo.

Cómo aplicar OKR

Si quieres aplicar esta metodología debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Cantidad de objetivos. Se fijan entre 3 y 5 objetivos trimestrales o cuatrimestrales que se verán acompañados por otros 3 a 5 objetivos anuales.
  • Sistema de valoración. Las metas tienen que ser comprensibles para todo el equipo. A cada objetivo se le asignan 3-4 puntos clave, que se puntuarán entre 0-1 (0 la más baja, 1 la más alta) y con una nota ideal de entre 0,6 y 0,8.
  • El factor clave. Sirve como información muy útil para redefinir las estrategias y objetivo de la empresa en el corto plazo.
  • La transparencia. Si todos deben compartir los mismos objetivos y aspiraciones, no hay forma mejor de hacerlo que dejar todos conscientes de los resultados.
  • Diferenciar entre esfuerzos y resultados. El esfuerzo puede ser máximo, pero lo que debe ser analizado son los resultados. Si todos están trabajando mucho y los resultados no llegan, es probable que estén haciendo algo mal. Por eso es tan importante enfocarse en métricas.
Equipo BLOG Grupo Cajamar

Gestión contenidos del blog.