Banner
No siempre se acierta a la primera

No siempre se acierta a la primera

¿Qué tienen en común Bill Gates, Walt Disney, Henry Ford, Arianna Huffington y Steve Jobs? Además de ser emprendedores de éxito de talla mundial, todos ellos fracasaron alguna vez.

Traf-O-Data, la primera empresa de Gates, no funcionó como esperaba. El segundo libro de Huffington fue rechazado por 36 editores. A Jobs le echaron de su propia empresa. Son sólo algunos de los ejemplos de que emprender no es sencillo. Y que, en muchas ocasiones, es la segunda oportunidad la que sirve a un negocio para convertirse en un éxito. O, como ya afirmó Winston Churchill hace casi un siglo, “El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse“.

Medidas legales para favorecer segundas oportunidades

La segunda oportunidad es tan importante para los emprendedores que incluso se ha regulado. La segunda oportunidad es un procedimiento extrajudicial dirigido a empresarios que no hayan tenido éxito en su primera iniciativa emprendedora. El objetivo es claro: permitir que puedan mantener su primera iniciativa. O, al menos, que puedan abrir una nueva empresa en la que apliquen todos los conocimientos adquiridos.

Esta medida legal impulsada por el Gobierno español permite que emprendedores y PYMES que tengan deudas que no superen los 5 millones de euros puedan llegar a acuerdos con sus acreedores. Para ello, se ha establecido la figura del mediador concursal que tiene el objetivo de garantizar que el fracaso no lleve al emprendedor a un viaje sin retorno.

5 factores para el éxito de un emprendedor

Se podrían enumerar decenas de factores que afectan al éxito o fracaso de un proyecto empresarial. Estos son algunos de los fundamentales:

  1. Tener objetivos claros y bien marcados. Lo ideal es que los tengas escritos. Sólo así podrás pivotar cuando sea necesario. A veces el camino más recto para llegar de un punto a otro no es la línea recta.
  2. Conocer y diferenciarte de la competencia. Si no sabes a quién te enfrentas es complicado que puedas crear elementos de valor diferenciales que gusten al mercado.
  3. Definir un producto y que sea la propia audiencia la que decida si funciona o no. Muchas veces se emplean miles de horas en crear productos con funcionalidades que nadie quiere. Ir al mercado lo más rápido posible te ayudará a identificar aquello que realmente necesita.
  4. Disponer de la financiación adecuada. Es importante que hagas una planificación que te permita disponer de los fondos necesarios antes de tener que cerrar. En este caso, soluciones financieras como el Especialista Comercios del Grupo Cajamar son ideales para disponer de financiación interesante. Cada empresa es distinta. Y sus necesidades van cambiando dependiendo de la etapa del ciclo de vida en el que se encuentre. Especialista Comercios ofrece soluciones concretas para cada etapa. Y una de ellas se centra en aportar los productos financieros que te permitirán dar una segunda oportunidad a tu negocio. Por eso, si estás interesado en cambiar tu negocio, el Especialista Comercios es tu solución.
  5. Perseverar y perseverar. El éxito no es fruto de un día. Muchas veces, las circunstancias y el entorno no son los más idóneos para que tu empresa funcione. En esos momentos son en los que debes recordar la famosa máxima de Thomas Alva Edison: “No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla“.
Equipo BLOG Grupo Cajamar

Grupo de Gestión de Contenidos.