En ciudad…coche o moto, ¿Qué elegir?

Los atascos, las retenciones, la contaminación, la falta de espacio para aparcar, el precio de la gasolina, el consumo, el mantenimiento, los seguros, el tiempo… La tendencia actual es en las ciudades prescindir de los automóviles y desplazarse en motocicleta.

Hay dos razones poderosas que hacen inclinar la balanza hacia el lado de las dos ruedas:

                               Ahorro de tiempo y facilidad de aparcar

La primera de ellas es que con la convalidación del carnet de conducir de coche para poder llevar motos de hasta 125cc y menos de 15 cv, muchos conductores han decidido dar el paso del coche a la moto por economía, ahorro de tiempo en los desplazamientos o facilidad de aparcamiento.Pero hay que recordar que subirse a una moto sin unas mínimas nociones no es recomendable porque existen muchas posibilidades de tener algún susto o percance.

El consejo más importante es que te apuntes a un curso de conducción. Su relación coste-beneficio es inigualable y aprenderás a manejar una moto con mucha más soltura y seguridad. Viendo cómo se comporta en zonas alejadas del tráfico y, además, pudiendo cometer errores sin que ellos puedan derivar en un accidente.

Saber cómo se comporta una moto y el motivo es también uno de los pilares fundamentales en la conducción segura.

Pero es imprescindible una buena equipación: casco homologado, guantes, chaqueta con protecciones, pantalones técnicos y calzado específico es el mínimo que se debe utilizar para subirse a una moto.

Actualmente los precios del equipamiento han bajado mucho. Y algunos fabricantes hacen prendas idénticas a las que podríamos llevar caminando por la calle. Lo más importante es que encima de la moto iremos protegidos.

                                 Economía

La segunda razón es la profunda crisis económica que sufre la sociedad, que desde hace unos años ha llevado a los trabajadores a buscar nuevas formas de ahorrar.

Y dejar el coche y cambiarlo por una moto es una de ellas, ya que se ahorra en combustible por el bajo consumo, en tiempo por la rapidez de los desplazamientos, en mantenimiento y seguros y, en fin, hasta el aparcamiento es gratis.

Ventajas de optar por la moto

Te detallamos algunas de las ventajas de la moto frente al coche :

  • Un uso más racional del espacio urbano. Nada más irracional en una ciudad que el espacio que ocupa un coche para desplazar una persona.
  • Mayor fluidez del tráfico en la ciudad. Si todas las personas que se mueven diariamente en moto lo hicieran en automóvil, las ciudades estarían colapsadas.
  • Menor contaminación. La campaña “en moto menos CO2” lo dice muy claro.
  • Rapidez de los desplazamientos urbanos. La moto en la ciudad facilita mucho la vida a las personas, facilitando desplazamientos que se pueden hacer de manera rápida y sencilla.
  • Medio de transporte asequible y popular. Hay motos baratas y, en general, tienen un mantenimiento mucho más simple que los automóviles.
  • Mayor facilidad de aparcamiento. Está vinculada de nuevo a las menores dimensiones de las motos, lo que facilita la gestión del aparcamiento en las ciudades.
  • Facilita el desplazamiento. Sobretodo desde las áreas con peor comunicación de transporte público.

Ventajas de optar por el automóvil

Y ahora, en la otra cara de la moneda, las ventajas del coche frente a la moto:

  • Mayor capacidad de carga. Si viajar solo en un coche es poco productivo, por otro lado el vehículo de cuatro ruedas es muy cómodo cuando necesitas ir con la familia, o si necesitas trasladar cosas.
  • Ahorro (cuando está lleno). Si no viajas solo, y por ejemplo optas por compartir tu vehículo con otras personas para ahorrar, la mayor capacidad de carga del coche permite optimizar el gasto energético por persona.
  • Mayor seguridad. El habitáculo del coche constituye una gran defensa contra los peligros exteriores.
  • Mayor confort. En caso de mal tiempo, la comodidad del coche es claramente una ventaja.

Coche o moto, ¿Qué elegir?

A la hora de optar por un coche o una moto, debes tener clara tus necesidades y tus gustos para elegir el vehículo que necesitas a la medida de, exactamente, tus necesidades. Así, tendrás que valorar:

  1. El uso diario. Es decir, si vas de casa al trabajo y vuelves para almorzar en casa. Si vas sólo o en compañía. Si una vez en el trabajo tienes que seguir desplazándote en tu vehículo.
  2. La familia. Es un caso claro de necesidad de un coche, por cuestión de espacio desde el primer minuto de la mañana para llevar a los hijos al colegio.

Sopesa las posibilidades y opciones, saca papel y boli y cuenta los kilómetros y los consumos, lo que te cuesta el aparcamiento y combínalo con el tiempo y la agilidad, el confort y la seguridad. Sólo así tomarás la decisión correcta.

 

Si ya lo tienes claro, te ofrecemos nuestro simulador de préstamos de coche para ponértelo fácil y que puedas conseguirlo, hazlo tuyo y disfrútalo, nosotros te ayudamos con el resto.

Gestión contenidos del blog.