Banner
Un futuro sin efectivo que huele a presente

Un futuro sin efectivo que huele a presente

Ya no hay duros a cuatro pesetas. Nadie remacha una frase con aquello de “la pela es la pela”. Como mucho queda la pasta. Y, de momento, las monedas de euro y sus billetes, con las distintas numeraciones y los diferentes diseños según sea el país al que refiere.

Pero, en un horizonte ni siquiera lejano, porque ya está aquí, el dinero efectivo empezará a ser como los mismísimos libros de papel, tan solo una opción. No tiene pintas de que vaya a ser la mayoritaria, dado el avance impresionante de las nuevas tecnologías y, sobre todo, la aceptación que tienen entre la juventud.

Un ejemplo ocurre con los festivales de música que jalonan la geografía nacional. Desde San Sebastián hasta el Mediterráneo, los jóvenes (y no tan jóvenes) acuden en masa y se encuentran que la fórmula para consumir dentro del recinto es sin dinero en efectivo.

Pagos con tickets en los festivales veraniegos

Es como los tickets de cualquier feria. Pagas con dinero en el kiosco de los tickets y con ellos, que ya no son dinero en efectivo, pagas las consumiciones. Aquí, en los festivales de música, ocurre exactamente lo mismo. Con la diferencia de que se ha abierto paso el último grito en tecnología que, con la forma de una pulsera, hace las veces de los tickets.

En efecto, los jóvenes guardan cola en estos festivales de música y cargan su pulsera con la cantidad de dinero que desean, que pagan en efectivo o, la inmensa mayoría, directamente con su tarjeta.

Ya con la pulsera activada y cargada con el dinero electrónico, disfrutan de los conciertos y, cuando quieren consumir, se acercan a la primera barra dispuesta, ordenan la bebida y alargan su brazo. El camarero les pasa un artilugio tecnológico por la pulsera y les cobra. Además, informa del dinero que les queda. Se acabó el efectivo por este lado del negocio.

Las nuevas tecnologías ayudan a la desaparición del efectivo

Vamos hacia una desaparición del dinero”, asegura David Igual, profesor del Máster en Banca y Finanzas de la UPF Barcelona School of Management, en un excelente artículo recogido en el diario La Vanguardia.

Hay países en los que determinadas compras ya no se pueden hacer con efectivo”. El profesor explica que estas fórmulas obedecen a la idea global de reducir la moneda en circulación y de simplificar los procesos de cobro y pago, algo que hace tiempo que se persigue. “Históricamente ha habido unas barreras históricas en los importes pequeños, pero las nuevas tecnologías están propiciando el éxito de estas iniciativas”.

Hay toda una línea de desarrollo para que se pueda gestionar el dinero a través del teléfono móvil como si fuera un monedero (wallet), o tu cartera de tarjetas. Puedes pagar con una u otra, limitar dinero, cargarlo al cajero”, detalla.

El ejemplo de Dinamarca

Hay un país que sirve como ejemplo, se explica en un artículo en el diario El País. Los daneses han prohibido el efectivo en tiendas de ropa, gasolineras y restaurantes. La primera fase de un plan, cuyo objetivo a medio plazo es convertir al país en el primero del mundo sin monedas ni billetes.

De hecho, el Banco Central de Dinamarca ya no los fabrica. Uno de cada tres ciudadanos de ese país emplea MobilePay, aplicación creada en 2013 que permite transferir dinero a otros teléfonos o cuentas.

Quizá el caso de Dinamarca, con 5,6 millones de habitantes, no es equiparable a otros países europeos de mayor tamaño como Alemania o España, las dos naciones europeas que más utilizan las monedas y billetes según el Banco Central Europeo.

Contactless, el presente del pago sin efectivo

Y hay un sistema que avanza poco a poco y a buen paso. El sistema de pago Contactless consiste en efectuar el pago de una compra mediante tarjeta bancaria (o teléfono móvil) que incorpore esta tecnología, sin que exista contacto físico entre esta y el terminal TPV del comercio o cajero automático. Y sin necesidad de introducir la tarjeta en el lector de chip o de banda, simplificando así la transacción electrónica:

  1. El comerciante tecleará el importe de la operación.
  2. Para realizar el pago, acerque su tarjeta o móvil Contactless sobre la pantalla del TPV. Este emitirá un sonido confirmando la lectura.
  3. Al finalizar la operación, se imprime el ticket de la compra.

Como ventajas del sistema Contactless se señalan:

  • La disminución del tiempo que se tarda en realizar la transacción respecto a las operaciones convencionales.
  • Mayor agilidad en los pagos, principalmente para importes inferiores a 20€, al no ser necesario introducir el PIN. En cajero siempre es necesario teclear el PIN.
  • Menor deterioro de las tarjetas al no haber contacto físico entre tarjeta y terminal.
  • Mayor seguridad: ninguna persona manipula su tarjeta y usted nunca la pierde vista.
  • Más comodidad: Para pagar las compras diarias de pequeño importe (el pan, el periódico, un café, etc.) sin tener que llevar efectivo y sustituyendo a las monedas.

Este sistema se puede utilizar en cualquier comercio o cajero automático que tenga el identificativo Contactless. En estos comercios, sólo debes indicar al comerciante que va a realizar el pago sin contacto. Esta tecnología está actualmente en expansión en España pero muy extendida en otros países. ¿Te gustaría disponer de una tarjeta Contactless?