Técnicas de concentración para los estudiantes

Técnicas de concentración para los estudiantes

Te despistas con el vuelo de una mosca”. Todo aquel que se haya sentado a estudiar habrá escuchado esta expresión, o alguna otra parecida, de los labios de su padre o de su madre. “Te voy a comprar un bote de pegamento para que te quedes sentado en la silla estudiando”, era otra parecida que revoloteaba por los cuartos durante décadas.

Hoy en día, sin embargo, se han descrito numerosas técnicas que ayudan mucho más que el insulto o desprecio o la amenaza.

La profesora Cynthia C. Muchnick lo dice claramente en su libro ‘La guía completa para las habilidades de estudio’: «Muchos adultos se levantan cada mañana, se visten, desayunan y corren hacia la puerta para trabajar y poder sostener a sus familias. ¿Adivina qué? Tú también tienes un trabajo: la escuela. Ahora bien, este ‘trabajo’ requiere una autodisciplina y una capacidad de administración del tiempo muy difícil de llevar, especialmente en la adolescencia«.

4 técnicas que te ayudarán a estudiar

Para ello, vamos a repasar unas pautas sencillas de llevar a cabo y que son muy recomendables para empezar a concentrarse de cara a los estudios:

1.- El primer método es el de meditar

Todas las personas tienen diferentes capacidades de concentración. Si tu capacidad no es suficiente, es necesario que la mejores. ¿Cómo? Meditando. Porque no solamente sirve para relajarte, también ayuda a desarrollar la capacidad de concentración. Además, lee. Para asegurarte que estás prestando atención, al final de cada lectura pregúntate qué has leído.

2.- Establecer una rutina

Reflexiona  antes de comenzar tu jornada de estudio o trabajo y elabora una lista con las cosas que funcionaron y lo que no. Así te asegurarás de aprender de la experiencia anterior.

3.- La tercera pauta se basa en la organización

Haz una lista con las tareas pendientes. Es difícil concentrarte si ante cada nueva tarea debes analizar qué es lo que tienes que hacer. Cada vez que cumplas con una tarea, táchala y prémiate con descansos.

4.- Evitar las distracciones

Ya sabemos que Internet es mágico, pero no lo uses a la hora del trabajo y/o estudio. Te hace perder el tiempo. Lee los artículos interesantes o mira las cosas que te llamen la atención en tus descansos. Si precisas Internet para hacer tus tareas, no tengas más de cinco pestañas abiertas.

 

Por último, mantente motivado. Para evitar las distracciones es muy importante sentirte motivado. Es una de las claves que te permitirá terminar todas las tareas. Una buena idea es conocer tus objetivos, y en la medida de lo posible escribirlos, tanto personales como profesionales. Pero nunca olvides la recompensa que obtendrás.

Gestión contenidos del blog.