Banner
La lucha contra los plásticos que envuelven la comida

La lucha contra los plásticos que envuelven la comida

Se calcula que en todo el planeta unos 5.700 millones de toneladas de residuos plásticos no pasan por una planta de reciclaje. De hecho, cada año van a parar al mar unos 8 millones de toneladas de estos desperdicios. Demasiada basura para un material que suele empezar a biodegradarse a partir de los 450 años.

Y es que, mientras que la producción de plástico alcanza hoy un ritmo vertiginoso, nuestra capacidad para reciclarlo no crece a la misma velocidad, máxime considerando que en torno a un 40% de todo el que producimos cada año es desechable. Y que una buena cantidad de esta proporción se usa en envases diseñados para tirarlos a los pocos minutos de adquirirse.

Es el caso, entre otros, del plástico con el que se envuelven los alimentos frescos en los supermercados o los envoltorios de numerosos productos de uso común.

#DesnudaLaFruta para denunciar el exceso de plástico

Y si no te convences, dale un vistazo al hashtag #DesnudaLaFruta en redes: mandarinas a las que se les despoja de su piel para meterlas en cubos de plástico, papayas enteras partidas en dos y envasadas en una bandeja de plástico y recubiertas por más plástico, brócoli envuelto en film de plástico.

En efecto, La iniciativa #DesnudaLaFruta denuncia el excesivo uso de plástico en la comercialización de frutas y verduras, y llena las redes de fotos que muestran el despilfarro de un material que no se biodegrada.

Detrás de la campaña están Isabel Vicente, ingeniera agrónoma al frente del blog dedicado a sostenibilidad y medioambiente La Hipótesis Gaia, y Fernando Gómez y Patricia Reina de la web Vivir Sin Plástico.

El uso innecesario de este material llevaba años inquietando a Isabel, que se dio cuenta de que “la sección de frutas y verduras se estaba volviendo una locura: frutas envueltas una a una, bandejas agrupando hortalizas… todos eran envases prescindibles”.

Teniendo en cuenta el aumento de la sensibilidad de los consumidores en temas medioambientales, la campaña se ha convertido en un clamor, y las redes se han llenado de imágenes de denuncia, agrupadas a través del hasthag #DesnudaLaFruta.

Pautas para utilizar envases de plástico

Además de los plásticos que cubren fruta y verdura hay que tener en cuenta el uso de los envases plásticos para alimentos. Está muy generalizado, ya que resultan útiles para conservar y almacenar alimentos.

Pero también plantean ciertas cuestiones, como si supone un riesgo descongelar o calentar la comida en estos envases en el microondas o si todos sirven para las mismas funciones. Y una de las principales dudas es la posible migración de sustancias químicas a los alimentos.

Para una utilización segura, primero debe comprobarse que son de uso alimentario, que se encuentran en buen estado y que no tengan cortes o cualquier otra imperfección. Es importante recordar que buena parte de la seguridad de estos envases depende de cómo se emplean y limpian.

Las instrucciones de uso ayudarán a saber cómo utilizar el envase, ya que en ellas deben especificarse las condiciones de temperatura y tiempo. Además, deberán tenerse en cuenta otras pautas, como:

  • Lavar los recipientes bien después de cada uso para evitar que, con el tiempo, acumulen manchas y olores.
  • No calentar en el microondas alimentos con bolsas que no sean específicas para ello.
  • No emplear la tapa para calentar, ya que en la mayoría de los casos no soportan las altas temperaturas.
  • Si se congelan, deben evitarse golpes y posibles cortes que puedan estropearlos.
Equipo BLOG Grupo Cajamar

Grupo de Gestión de Contenidos.