Cómo ahorrar gasolina con una conducción eficiente

Cómo ahorrar gasolina con una conducción eficiente

El precio del combustible se ha disparado. Se encuentra de hecho a unos niveles estratosféricos. Entre la guerra en Ucrania y la inflación que se ha disparado, nuestros bolsillos sufren las consecuencias de forma directa. Una buena forma de ahorrar gasolina es realizar una conducción eficiente.

1.- Una presión correcta de los neumáticos

Los neumáticos deben ir hinchados a la presión indicada por el fabricante y según las condiciones climatológicas. La presión conviene ajustarla con las ruedas frías, es decir, ir a una gasolinera lo antes posible al salir de casa. 

2.- La velocidad consume gasolina

La velocidad de desplazamiento es uno de los grandes enemigos del consumo, y basta reducirla ligeramente para empezar a notar los beneficios. En el uso diario, circulando entre el tráfico, resulta complicado sacar partido a esta solución, pero en los viajes por autopista sí que es factible. Bajar de 120 km/h a 110, por ejemplo, puede disminuir el gasto (según modelos) en torno a 0,3 litros cada 100 kilómetros.

3.- Aire acondicionado

En la mayoría de coches modernos, el compresor del aire acondicionado está desacoplado del motor, y su conexión apenas tiene incidencia en el gasto de combustible. Pero todo suma y, si la temperatura lo permite, apagarlo ayudará a reforzar el ahorro. En vehículos más antiguos, sí suele haber conexión física con el motor, y no utilizar el aire puede llegar a recortar el consumo hasta 0,5 litros cada 100 kilómetros.

4.- Maletero

Antes de emprender la marcha, más si se trata de un viaje, debes racionalizar el volumen y el reparto de la carga. No solo es una cuestión de espacio, conducir con 100 kilos de peso innecesarios a bordo ocasiona que el consumo de combustible, en un coche de tamaño medio, se dispare hasta un 6 por ciento. Recuerda que el maletero del coche no es un trastero. Pero muchos conductores llevan bultos perpetuos en la zona de carga que no hacen sino elevar el peso total del vehículo. 

5.- El estilo de la conducción

Si sueltas el acelerador cuando te das cuenta de que debes frenar, casi se detiene el suministro de combustible, con lo que su consumo se reduce hasta en un 2 por ciento. Ve con la marcha más larga y no revoluciones el motor. Optimiza al máximo el cambio de marchas. Circula el mayor tiempo posible en las relaciones más largas y a bajas revoluciones (en la ciudad, siempre que sea posible, utiliza la 4ª o 5ª marcha, respetando los límites de velocidad). Utiliza los descensos para ahorrar en el consumo de combustible. Aprovecha la inercia para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones.

 

Si tu coche tiene ya unos años y la solución es comprar un nuevo vehículo tan solo elige tu coche ideal y nosotros nos ocupamos del resto con nuestro Préstamo MOTOR.

Sin gastos de formalización, a través de la Banca Electrónica, APP Grupo Cajamar o llamando al teléfono 950 220 220.

Gestión contenidos del blog.