Banner
6 pasos para mejorar tu privacidad en internet

6 pasos para mejorar tu privacidad en internet

Si hay algo que preocupa en Internet es la privacidad. Saber mantener y garantizar la privacidad en Internet es el paso fundamental para no llevarte ninguna sorpresa negativa en tu experiencia de navegación.

Internet es un mundo de posibilidades que se abre ante ti, pero también esconde peligros. Por eso, es importante saber cómo mantener la privacidad en Internet. Debes ir un paso por delante de los peligros y ser capaz de mantener el mejor nivel de seguridad posible.

Para que puedas conseguirlo hemos identificado 6 pasos que debes incorporar a tu día a día para mejorar tu privacidad en Internet:

1.- Estar atento

El primer consejo es el más obvio de todos. La privacidad en Internet comienza en uno mismo como usuario. La atención prestada a lo que estás haciendo, los sitios web visitados y las claves proporcionadas es imprescindible.

Por ejemplo, si utilizas una wifi de acceso libre debes entender que es potencialmente peligrosa. Si bien es cierto que resultan complicadas de evitar, especialmente cuando su uso es casi obligado en algunos lugares, es posible reducir su impacto.

Puedes utilizar estas conexiones, pero debes limitar el uso de sitios web comprometidos con esa conexión. Reserva la navegación por espacios críticos como tu acceso a banca digital a conexiones sobre las que estés 100% seguro.

2.- Configura tu política de privacidad

La política de privacidad es algo que está en manos de los propios usuarios, pero rara vez se suele trabajar. Cualquier usuario dispone de la posibilidad de poder modificar los puntos clave de la privacidad de los espacios que visita: redes sociales, sistemas de mensajería instantánea, banca digital,…

La política de privacidad establece unos mínimos que todos los usuarios deben cumplir. Pero siempre existe la opción de elegir determinados criterios personalizados. Gestionar adecuadamente las opciones de privacidad en estos espacios digitales es esencial para garantizarte el control de una seguridad mínima.

3.- Utiliza antivirus y cortafuegos

Los sistemas tradicionales de protección en Internet suelen ser efectivos. Contar con un buen antivirus, un cortafuegos adecuado y un sistema operativo actualizado son pasos básicos que todos debemos seguir para garantizar la seguridad en Internet.

No se trata de confiar totalmente a estos sistemas el éxito de la seguridad de tus dispositivos. Está bien contar con herramientas potentes, pero lo ideal es que tu navegación se haga de manera segura.

Por tanto, lo mejor para que un antivirus sea efectivo es que tu navegación se haga en sitios web que ofrezcan garantías de seguridad. Elegir sitios seguros ayuda a optimizar la actividad de tu antivirus.

4.- Confía en las cookies

Existe la creencia extendida de que las cookies son elementos empleados para espiar a los usuarios. Una labor de las cookies es realizar el seguimiento de los usuarios, por razones de marketing y publicidad. Pero en ningún caso su objetivo se basa en espiar.

Las cookies son sistemas que te permiten acceder a algunos contenidos. Si una web te solicita cookies para mostrar cierto tipo de contenido está pidiendo tu confirmación de que aquello que pide es bueno. Si crees que la información proporcionada por las cookies es suficientemente buena, acepta y confía en las cookies.

Pero, como siempre, antes de nada, es importante que leas las condiciones. Estamos demasiado acostumbrados a aceptar todo tipo de condiciones sin leerlas. Esta labor te ahorrará problemas posteriores.

5.- Construye contraseñas más seguras

La contraseña es otro de los pilares sobre los que se sustenta la privacidad. Sin una buena contraseña, todos los datos que tienes en la red podrían quedar en manos de cualquiera.

Por este motivo, es recomendable que diseñes contraseñas complejas. Lo ideal es que combinen diferentes tipos de caracteres: mayúsculas, minúsculas, números, símbolos,… Más caracteres implican mayor dificultad para poder adivinar el contenido de la contraseña. La seguridad se verá amplificada y será mucho más difícil que otros usuarios puedan acceder a tus datos.

Otra forma de mejorar la eficacia de las contraseñas es utilizar diferentes contraseñas para cada sitio. Al variar de contraseña estarás dificultando el trabajo a los que quieran acceder a tus cuentas. Recuerda, cuantas más trabas, mejor.

6.- Confía en los sitios seguros

Los sitios web con un indicador de seguridad son aquellos en los que puedes confiar ciegamente. Estos sitios te ofrecen la garantía de que tus datos no se verán comprometidos por posibles fugas de datos o trabajos de hacking.

Como no podía ser de otra manera, los espacios digitales de los bancos están entre los sitios web que ofrecen garantías de que su actividad es totalmente segura.

Así, si por ejemplo deseas realizar una operación financiera en un sitio web como el nuestro, puedes estar tranquilo: tus datos, tus cuentas y tu dinero estarán seguros y protegidos.

Para garantizar que únicamente proporcionas datos comprometidos a sitios seguros, es necesario interactuar con la red de forma crítica. Elige aquellos sitios que, por su estructura, por lo que otros usuarios te cuentan o por tu experiencia sean seguros de verdad.

Equipo BLOG Grupo Cajamar

Gestión contenidos del blog.