5 motivos para ahorrar

5 motivos para ahorrar

Ya hemos dejado atrás el verano, las vacaciones y el inicio de curso. Casi olvidados están los viajes, el comer fuera de casa, las visitas culturales, los libros del nuevo curso, el material…al final, todo suma y a veces resulta un gasto extra.

Después de todo esto toca afrontar el último trimestre del año. Para ello la mejor idea es seguir esta serie de consejos que no solamente te permitirán ahorrar al recortar tus gastos sino que además te ayudarán a tener un control efectivo sobre tu economía.

1.- Busca un objetivo

Un objetivo siempre es un afán, una motivación, una búsqueda de la felicidad a través del trabajo duro y del sacrificio. Pero siempre existe al final la promesa de la recompensa.

Busca un objetivo que tengas que conseguir y que te interese especialmente: Desde unos días esquiando en tu estación de nieve favorita a cambiar de motocicleta. Lo que quieras. Y vete directo a por el objetivo.

2.- Tranquilidad

Ahorrar conlleva tranquilidad. Al ordenar tu economía se te pega la idea de que poco a poco y con el necesario esfuerzo se pueden conseguir los objetivos. Que nunca tienen que ser demasiado ambiciosos para no terminar frustrados en nuestro intento. Pero que tampoco tienen que ser facilones para que, al conseguirlos de forma sencilla, no te recompense el esfuerzo.

3.- Felicidad

También produce una gran sensación de felicidad el hecho de ir cumpliendo el objetivo marcado. Y, al mismo tiempo, esa certeza de tener controlado el presupuesto familiar y comprobar que se ahorra dinero que se puede destinar al objetivo comprometido.

4.- Sensación de control

Se acabaron además las montañas rusas, los altibajos, los torbellinos, el caos y el descontrol. Todo estará controlado y será una sensación de seguridad más que añadir a la de felicidad por comprobar que se van cumpliendo los objetivos y la tranquilidad que procura.

5.- El hábito

El hábito de ahorrar es fundamental para que se prolongue en el tiempo y se convierta en algo que haces de forma natural, sin afectación y sin menoscabo de cualquiera de otras acciones. Y tiene que ser, además, un hábito diario que te permita rascar céntimos a tus gastos.

 

Hay que pensar entonces en cómo puedes ahorrar con el combustible. También con la lista de la compra, las facturas de los móviles y de internet, con los recibos de gas, de luz y de agua. 

Desde el Grupo Cooperativo Cajamar te recomendamos que descubras como te podemos ayudar con estas alternativas de ahorro.

 

Gestión contenidos del blog.