Banner
La sal y el azúcar, con moderación

La sal y el azúcar, con moderación

La sal y el azúcar son tan necesarios, antiguos y compañeros de viaje de la humanidad como el tiempo. Están presentes en el día a día y siempre lo han estado. Con el tiempo, se han detectado abusos. Por lo que se han convertido en los archienemigos de la salud.

¿Podrías definir qué es la sal y qué es el azúcar? ¿Conoces sus beneficios y las consecuencias negativas si no se consumen de forma adecuada?

La sal, condimento necesario pero muy abusado

La sal es la única roca que es comestible para el ser humano. Y es, posiblemente, el condimento más antiguo. La sal común o sal de mesa, conocida popularmente como sal, es un tipo de sal denominada cloruro sódico o cloruro de sodio. Su fórmula química es NaCl.

La sal proporciona a los alimentos uno de los sabores básicos, el salado. Que es posible percibir debido a que la lengua tiene receptores específicos para su detección. El consumo de la sal modifica el comportamiento frente a los alimentos, ya que es un generador del apetito y estimula su ingesta.

En la dieta común actual globalizada los alimentos ya tienen de por sí suficiente sal. Por ejemplo, en los patés, patatas fritas, etc. Por lo que es usual abusar de ella ingiriendo en ocasiones más de 5 gramos diarios, cuando lo recomendable es la cantidad de alcance 2 o 3 gramos por día.

Hace más de una década que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció en 6 gramos el consumo máximo diario de sal, cifra muy por debajo de la que se ingiere de media en el mundo, entre 10 y 12 gramos. La mayor parte de la ingesta diaria de sal, el 80%, proviene de los productos envasados y precocinados.

La sal contribuye a la retención de líquidos por parte del organismo, lo que produce una presión sobre las arterias y favorece la aparición de la hipertensión. Según datos de la OMS, la hipertensión es la causante del 62% de los accidentes cerebrovasculares y del 42% de las enfermedades del corazón.

Azúcar, glucosa y fructosa

Se denomina azúcar, en el uso más extendido de la palabra, a la sacarosa. En alimentos industrializados el porcentaje de azúcar puede llegar al 80%. La Organización Mundial de la Salud recomienda que el azúcar no supere el 10% de las calorías diarias consumidas.

Cuando el azúcar representa un 10-20 % de la ingesta calórica, se pueden desarrollar serios problemas de salud y deficiencia de nutrientes. Además, pueden aparecer caries, debido a las partículas de energía digeribles del azúcar que fomentan la aparición y crecimiento de bacterias en la boca.

Y también, cuando el azúcar entra en el sistema digestivo se descompone en glucosa y fructosa. El problema surge cuando el hígado tiene demasiado glucógeno acumulado. Si se ingiere más fructosa, se convierte en grasa que puede provocar diversos problemas de salud.

 

Por todo esto, es recomendable el consumo con moderación de Sal y Azúcar…más en las fechas que se aproximan en las que las celebraciones se concentran alrededor de una mesa.

Te dejamos este interesante vídeo – ¿Cómo decidimos lo que comemos? . Conocimiento, influencias y creencia. –  si decides ahondar en el tema de como controlar tu alimentación.

 

Equipo BLOG Grupo Cajamar

Grupo de Gestión de Contenidos.