La importancia de un Seguro de Hogar

Lo importante de un buen Seguro de Hogar

Los seguros del hogar son los instrumentos previstos y desarrollados para que el hogar siga siendo un dulce hogar cuando llegan los tiempos de la amargura. Por esta razón apenas hay excusas, por no decir ni una sola, para no tener contratado un seguro de hogar adecuado a las características de nuestra vivienda.

La Organización de Consumidores y Usuarios establece que existen principalmente 2 tipos de seguros de hogar:

  1. En primer lugar, establece las denominadas coberturas básicas: “Un seguro del hogar te permite estar tranquilo ante los siniestros que sufras en tu casa. Continente, contenido y responsabilidad civil (si causas daños a terceras personas tendrás que indemnizarles). Son las coberturas básicas”.
  2. Un paso más allá, muchas compañías aseguradoras ofrecen pólizas denominadas multiriesgo del hogar, cuyo objetivo es cubrir los imprevistos que pueden afectar a nuestra vivienda y que pueden ocasionarnos graves perjuicios. De hecho, algunas incluso incorporan el servicio de un manitas, para que la solución del problema sea inmediato.

Coberturas básicas de los seguros de hogar

Como coberturas básicas, cualquier seguro del hogar te ofrecerá:

  • Daños del continente (techos, suelos, instalaciones, ventanas, etc.): Si tienes un seguro de hogar, la aseguradora pagará las reparaciones de los desperfectos ocasionados por incendio, robo, agua, etc. Cada compañía fija en las condiciones de la póliza el tipo de siniestros que incluye y las exclusiones.
  • Daños del contenido: Esta cobertura del seguro cubre la reparación o reposición de los muebles y los enseres domésticos. Lo aconsejable es que indemnicen por el valor de nuevo o «de reposición«, es decir, por lo que le costarían esos objetos si tuviera que volver a comprarlos. Sin embargo, es habitual que las compañías de seguros aseguren por el valor real, descontando la depreciación que sufren por el uso.
  • Responsabilidad civil (RC). Esta garantía del seguro de hogar cubre las reparaciones y las indemnizaciones que el asegurado tenga que pagar a otras personas por los daños que les ocasione. Por ejemplo, si deja un cigarro mal apagado y provoca un incendio. En el caso de que se produzcan lesiones, esas indemnizaciones pueden ser cuantiosas. Por tanto, nuestro consejo es que contrates un seguro de hogar con una cobertura de Responsabilidad Civil de 300.000 euros como mínimo. Puedes plantearte incluso ampliarla hasta 600.000 euros si el aumento de la prima es razonable.
  • Defensa jurídica. Gracias a ella, el seguro te cubre si tienes que reclamar los daños que otros hayan causado sobre tus bienes. Además incluye defensa penal o derechos como propietario o inquilino.

Cómo elegir un seguro de hogar multiriesgo

En lo que respecta a la cobertura multiriesgo, es importante que tengas en cuenta las siguientes claves para elegir un seguro de hogar del tipo multiriesgo:

  1. Busca, compara y elige lo mejor. Cuando empieces a ver ofertas te darás cuenta de que casi todos los seguros de hogar parecen iguales. Pero no lo son.
  2. Mira con lupa la letra pequeña. La mayor parte de las reclamaciones que reciben las compañías de seguros se deben a que los consumidores creían estar cubiertos ante determinados siniestros que no cubren sus seguros.
  3. Términos y cláusulas complicadas. Antes de contratar tu seguro de hogar consulta todas aquellas dudas que tengas.
  4. Calcula bien el valor de tu hogar. Cuando vayas a firmar tu seguro de hogar deberás saber qué valor tiene tu casa.  Tu seguro se calculará siempre en función de dos grandes bloques, continente y contenido.
  5. Coberturas imprescindibles y extras. Nunca deben faltar en tu póliza las coberturas de responsabilidad civil y protección jurídica ante cualquier siniestro.

Y no olvides, que hay entidades de ahorro que te ofrecen un servicio de asistencia informática y tecnológica a través de la web para que puedas resolver todas tus dudas. Un ejemplo de comunicación entidad-cliente y de transparencia que siempre es muy bienvenida.

Además, en estos casos, la oferta es un abanico de posibilidades que permiten elegir la mejor opción, siempre dentro de las recomendaciones descritas anteriormente. Por ejemplo, el Seguro de Hogar Modular que trata de dar respuesta a las distintas necesidades de cada cliente ante los riesgos imprevistos en su vivienda con servicios más completos y unos límites muy competitivos de capitales asegurados con las incidencias

Gestión contenidos del blog.