Banner
La gestión cooperativa de tierras como experiencia de innovación social

La gestión cooperativa de tierras como experiencia de innovación social

Las Iniciativas de Gestión Común de tierras (IGC) que están llevan a cabo varias entidades asociativas de la Comunitat Valenciana son ya una realidad que no tiene vuelta atrás. Estas experiencias apuestan por nuevos procesos productivos vinculados a la innovación social, que contribuyen a fomentar explotaciones viables, generan valor añadido y promueven el relevo generacional, promoviendo la viabilidad económica de las explotaciones y la sostenibilidad económica y social del tejido productivo.

Hace ya dos años que la Cooperativa San Vicent Ferrer de Benaguasil (València) propuso a sus socios la necesidad reconvertir sus parcelas hacia variedades que la propia empresa asociativa podía comercializar mejor en el mercado. También Coopego (Alicante) lleva tiempo cultivando parcelas a través de la gestión en común directamente bajo las directrices del plan productivo de la cooperativa. Y no son las únicas: la realidad lleva tiempo anticipándose a los marcos normativos. Se impone la necesidad de aplicar fórmulas viables para mejorar las estructuras agrarias.

Estrategias de cooperación

Este cambio no es sencillo. Implica altas dosis de profesionalidad y una estrategia productiva basada en criterios técnicos vinculados a un plan comercial. Además se tiene que comunicar el proyecto y atreverse a cuestionar la metodología de trabajo habitual.

Para poner en marcha una IGC no existen soluciones únicas. Cada entidad apuesta por una innovación tecnológica diferente, como la reconversión varietal o la producción en ecológico. También se requieren formatos contractuales distintos con propietarios de parcelas que no encuentran a veces alternativas. La IGC ofrece varias posibilidades para agregar parcelas agrícolas: alquiler, cesión o compra directa, entre otras.

No obstante, dos son los ingredientes clave o aceleradores que activan la puesta en marcha de una IGC. Por un lado, debe haber una estrategia empresarial, con una visión clara de hacia dónde se quiere avanzar, en función de las características de cada entidad y de su entorno. Ello depende del modelo de liderazgo que exista dentro de la cooperativa, lo que implica un compromiso total de la entidad con el éxito y la sostenibilidad del proyecto. Por otro lado, la cooperación con otros actores relevantes del territorio es esencial para fomentar sinergias y alcanzar objetivos compartidos. Aquí es donde intervienen agentes locales de desarrollo como Cooperatives Agro-alimentàries, la Universidad Politècnica de València y el Centro de Experiencias Cajamar en Paiporta, y otras entidades públicas y privadas como Anecoop y muchos ayuntamientos, por citar algunos de los más relevantes. El trabajo multiactor favorece la “incubación” del proyecto y genera la confianza necesaria para la siempre apasionante tarea de innovar.

Go_Innoland: conectando a los agentes del territorio

Logo

En definitiva, es necesario poner en el centro del debate a las protagonistas del cambio, a los propios agentes productivos, desde una visión de emprendimiento colectivo. Un buen ejemplo de los beneficios que puede ofrecer este tipo de cooperación multiactor ha sido el Grupo Operativo Go_Innoland, promovido por la Asociación Europea para la Innovación, con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Este equipo de trabajo tiene como objetivo compartir tecnologías y experiencias en torno a la gestión en común de tierras, desarrollando mecanismos innovadores frente al problema del abandono y de explotaciones y las exigencias de competitividad de las empresas cooperativas.

El grupo ha sido beneficiario de la primera fase de ayudas a la creación de Grupos Operativos y sigue avanzando hacia un siguiente hito: la puesta en marcha de la Catalizadora de Iniciativas de Gestión Común de Tierras. La Catalizadora será una plataforma para activar procesos vinculados a IGC, con un marco de apoyo basado en las sinergias y las complementariedades entre actores. Será un espacio donde conectar proyectos y aprender de las experiencias en un marco suprautonómico en el que ya colaboran entidades de Andalucía, la Comunitat Valenciana, Castilla-La Macha y la Región de Murcia.

Puedes conocer más acerca de las posibilidades de este tipo de iniciativas en nuestra publicación Innovación en la gestión y modernización de la producción en una cooperativa citrícola.

Lorena Tudela Marco

Centro de Experiencias de Cajamar Paiporta