Banner
¿Por qué lo llaman Big Data cuando quieren decir Smart Data?

¿Por qué lo llaman Big Data cuando quieren decir Smart Data?

Cada vez son más las voces críticas en cuanto al valor que realmente ofrece Big Data a las empresas del siglo XXI. ¿Es realmente algo diferencial para el negocio? Repasemos las tres grandes crisis que ha vivido el Big Data desde sus orígenes, hace ya más de 15 años.

1.- ¿Qué hacen con mis datos?

La primera crisis que sufrió el Big Data vino desde un punto de vista ético. Por el natural miedo al uso indebido que se pudiera realizar con nuestra información más sensible.

Este recelo surge de forma lógica basándonos en que la mayoría de los miembros de nuestra sociedad asimila el término Big Data directa y unívocamente con los datos depositados en redes sociales y nuestra traza en medios digitales.

Esta etapa empieza a estar superada. Los usuarios somos cada día más conscientes de dónde “depositamos” nuestros datos personales y de cómo limitar su uso por parte de terceros.

Casi nadie se lleva las manos a la cabeza cuando hablamos de que las páginas web usan cookies para conocer el comportamiento de sus visitantes. Y cada vez son menos los usuarios que se asombran al ver publicidad segmentada en blogs, redes sociales o servicios de webmail.

2.- ¿Están mis datos en un lugar seguro?

La segunda crisis vino de la mano de las posibles rendijas de seguridad informática que estas infraestructuras de almacenamiento masivo o data lakes podían ofrecer a malintencionados hackers.

Con esta crisis nuestra sociedad sigue conviviendo. Y, en parte, es lógico ya que los medios de comunicación nos bombardean con filtraciones, escándalos y ataques entre gobiernos que potencialmente afectan a miles de “datovíctimas”.

El intento de delito existe y existirá. Una de las prioridades de las organizaciones que trabajamos con grandes volúmenes de información seguirá siendo velar por la seguridad de los datos aplicando las mejores prácticas y controles.

3.- ¿Big Data para todo?

Y por último la tercera crisis, que viene de la mano del concepto Smart Data, acuñado desde 2013 y popularizado desde finales de 2015.

Muchas empresas españolas se han planteado en los últimos 3 años incorporar plataformas Big Data en sus sistemas. Muchas de estas organizaciones no han dedicado el tiempo suficiente a reflexionar sobre tres aspectos que son clave y en numerosas ocasiones se han pasado por alto. Es imprescindible plantearse estas tres preguntas antes de comenzar el camino:

  1. ¿Tengo suficientes datos? En muchos casos, la respuesta es no. Entre otros aspectos (tiempo, estructura, etc.), uno clave es el volumen de los datos. Si la información manejada no se puede contar al menos en terabytes no tiene sentido plantearse un entorno Big Data.
  2. ¿Tengo un caso de uso claro? En este punto existe un problema doble:
    • Organizaciones sin un caso de uso claro para su plataforma big data.
    • Organizaciones con un caso de uso claro pero que no justifican una plataforma de este tipo. Por ejemplo, casos de uso que frecuentemente se pueden solucionar con sistemas más sencillos o incluso sistemas ya implantados en la organización.
  3. ¿La calidad de mis datos es suficiente? Parece evidente, pero es importante subrayarlo: jamás hay que olvidar que los errores en la calidad de la información en una plataforma Big Data son, por un lado, más difíciles de detectar. Y, por otro, tienen efectos exponencialmente graves al incluirlos en modelos complejos. Como Diego Basch señalaba a finales de 2012: Muchas de las compañías que creen que tienen un “Big Data” problem en realidad tienen un big “data problem”.

Llegados aquí, ¿qué es el Smart Data? Sencillo, una aproximación al análisis de datos que se centra en el Valor efectivo que aporta a la organización. Como se ha comentado anteriormente, en los últimos años se han visto aproximaciones al Big Data muy centradas en la solución técnica per se. A menudo más que en el Valor real para la organización.

Smart Data pone en el centro de mira este Valor, mientras el Big Data ha estado desde sus orígenes sustentado en otras tres V’s:

  1. Volumen.
  2. Variedad.
  3. Velocidad.

En los próximos años veremos cómo esta aproximación al procesamiento de información gana adeptos.

Big Data y el Grupo Cajamar

En el Grupo Cajamar los proyectos Big Data son uno de los núcleos de nuestra estrategia de innovación, liderando en nuestro sector la implantación de las mejores prácticas y soluciones tecnológicas Big Data y las últimas tendencias en Data Science.

 

En octubre de 2016 a través de Cajamar Data Lab se lanzó la competición de analítica de datos Cajamar PythonHack. El próximo mes de febrero se celebrará la Cajamar UniversityHack, la mayor competición de este tipo de España.

 

El objetivo de estos proyectos es mejorar el servicio a nuestros clientes. Así como optimizar nuestra oferta de productos para adaptarnos a las necesidades de la sociedad actual.

Entre otros proyectos e iniciativas del Grupo Cajamar se encuentran:

  • La app de pagos móvilesYopago.
  • La creación del equipo de especialistas dedicado a maximizar el potencial de los datos Cajamar Data Lab.
  • El servicio de control de economía personal Mis Finanzas.
Antonio Font

Director del Área de Investigación y Metodología Comercial del Grupo Cajamar