Banner
Otra clase de verano, las vacaciones solidarias

Otra clase de verano, las vacaciones solidarias

La solidaridad es una respuesta humana a los diversos problemas que sufre la sociedad actual. Las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) han sido la punta de lanza contra las denominadas crisis humanitarias.

Mucha gente, sobre todo los más jóvenes y los universitarios, emplean sus vacaciones de verano con estancias en lugares donde pueden poner a prueba su solidaridad ayudando en estas situaciones tan problemáticas. Es el activismo en su mejor versión solidaria.

La vacaciones solidarias, de esta forma, se han convertido con el paso del tiempo en una nueva variante vacacional donde el turista se convierte en un activista y ayuda al prójimo. Con esta variante, las vacaciones y el voluntariado se conjugan juntas y se crea el nuevo término de vacaciones solidarias, que tiene en estos meses de verano su temporada alta.

5 ventajas de apostar por vacaciones solidarias

Se trata, en definitiva, de cambiar el conocimiento de los monumentos del país de destino, sus gastronomía o sus costumbres por experimentar en primera persona el esfuerzo que hay que realizar para lograr la justicia social. Para ello los desplazamientos son a lugares donde existen proyectos específicos en materias tan diversas pero tan importantes como los niños, la igualdad de género, la lucha contra el cambio climático, la protección de los refugiados, la agricultura sostenible y, por supuesto, la ayuda humanitaria, la asistencia sanitaria y la educación.

ACNUR, la Agencia para los Refugiados de la Organización de las Naciones Unidas, ha elaborado un listado de las ventajas globales que proporcionan este tipo de vacaciones solidarias:

  1. En primer lugar, permiten conocer otras sociedades y culturas. “El viaje te permite conocer de cerca países, regiones, zonas, culturas y costumbres que de otra forma no hubieses conocido. Tu visión del mundo se amplía y entiendes la importancia de valores como la tolerancia y el respeto”.
  2. Generación de conciencia sobre los problemas contemporáneos. Permite la concienciación con la realidad social de la actualidad diaria, una lección difícil de comprender dentro de nuestro círculo de confort. Supone conocer el otro lado de la vida y te hace dejar de ser ajeno a los problemas de la realidad, de problemas y cuestiones que apenas conocías o desconocías completamente. A cambio, te ofrece una serie de recursos que incorporas a tu crecimiento personal. Herramientas que te permitirán adquirir recursos para la búsqueda de soluciones.
  3. Interacción con profesionales de tu área. Si el programa de vacaciones solidarias te da la posibilidad de poner en práctica conocimientos específicos de tu área, entrarás en contacto con profesionales que se dedican a lo mismo que tú o a tareas similares. Tu experiencia aumentará y ampliarás tu red de contactos para el desarrollo de acciones o proyectos similares en el futuro.
  4. Contribución a proyectos de desarrollo social. Las vacaciones solidarias te permiten una implicación con la transformación del territorio.
  5. Coste menor que las vacaciones convencionales. Teniendo en cuenta que, técnicamente, no son vacaciones de sol y playa, sino que hay que trabajar.

Destinos solidarios de ACNUR

Estos son los principales destinos que plantea ACNUR:

  • India: Es el principal destino para ir de vacaciones solidarias. Son proyectos de igualdad de género.
  • Nepal: Trabajo con los refugiados tibetanos.
  • Kenia: Orientado a la atención a la infancia y l alucha contra la malnutrición.
  • Costa de Marfil: Dirigidos a personas interesadas en proyectos educativos.
  • Camboya: Los proyectos sanitarios son la prioridad en este país.
  • Costa Rica: Los proyectos ecológicos son los más demandados.
  • Ecuador: Los principales proyectos tienen que ver con la salud reproductiva y la igualdad de género.
  • Turquía: Se colabora en los campos de refugiados allí instalados
Equipo BLOG Grupo Cajamar

Grupo de Gestión de Contenidos.