Banner
Mercados Financieros Mayo 2017

Mercados Financieros Mayo 2017

Cerramos un mes de mayo caracterizado por la gran cantidad de noticias y eventos geopolíticos que han impactado sobre los mercados financieros. El mes arrancaba con el eco de la reforma fiscal de Trump cuyos puntos principales son una rebaja en el impuesto de sociedades desde el 35% al 15%, la derogación del impuesto sobre sucesiones y la reducción en los tramos del IRPF. Unos días después teníamos la segunda vuelta de las elecciones francesas donde el triunfo de Emmanuel Macron alejaba el fantasma del triunfo del populismo y suponía un importante espaldarazo al fortalecimiento de la Unión Europea y por extensión al Euro. Tras la calma de nuevo la tormenta, las dudas sobre una posible vinculación entre Trump y el gobierno ruso y la posibilidad de un impeachment devolvían la incertidumbre al mercado, con un recorte de un 2% de los índices americanos y un VIX que recuperaba cinco puntos en una sola sesión. Para añadir aún más tensión, al día siguiente le tocaba a Brasil y un escándalo relativo a su presidente Michel Temer. A pesar de que Brasil parecía estar en la vía  correcta de reformas económicas, se veía inmerso ahora en una crisis política. Esto ha dado lugar a una fuerte presión sobre el real y en menor medida sobre el conjunto de los mercados  emergentes. Y por último tras el G7, resulta aún más evidente la ruptura entre EEUU y la UE, mientras que Italia anuncia un posible adelanto en sus elecciones generales y resurgen las dudas sobre un posible impago de la deuda griega.

 

Desde el punto de vista macro, Europa mantiene un crecimiento robusto que hace mejorar las expectativas, sobre todo en Alemania, donde se estima un Q2 cercano al 2%. En el caso de España la Comisión Europea elevaba cinco décimas su previsión de crecimiento hasta el 2,8% mientras que en EEUU los datos de crecimiento del 1T 2017 se revisaban desde el 0,7% al 1,2%, pero no se ve una aceleración significativa sobre todo por el lado de la inversión. Por el lado de los precios, la escalada parece haber parado en EEUU y en Europa el dato de mayo señala a una desaceleración en el dato interanual que pasa del 1,9% al 1,4%. Podemos destacar la mejora sostenida de la situación en Japón que acaba de sumar su quinto trimestre consecutivo de crecimiento, con un ritmo anual cercano al 2%, y una balanza comercial en máximos, aunque los datos de las encuestas de actividad apuntan a que el momentum parece haber tocado techo.

BCE en su último informe destaca como principal riesgo a medio plazo y que irá en aumento el nivel de sostenibilidad de la deuda en un entorno de tipos más altos. Este es el mismo  argumento en el que se han basado las agencias de Rating para justificar las correspondientes rebajas tanto a Australia, como a los Bancos en Canadá, y a la Deuda Soberana China. Mario Draghi dejaba claro en su discurso que la principal razón para hacer primero el tapering del QE y subir el tipo repo después son los potenciales efectos negativos del QE. Se espera por tanto que el programa de compras continúe en 2018 pero a un ritmo menor y que la primera subida del tipo depo llegue en septiembre de 2018. Respecto a las actas de la reunión del FOMC refuerzan la tesis de que se producirá una subida de tipos en la reunión de junio aun cuando el nivel de inflación “core”, se sitúa por debajo del nivel objetivo. Las actas alertan también sobre la debilidad del consumo y la recaída de la inflación.

 

En este escenario los mercados de renta variable han cerrado el mes ligeramente al alza, con un mejor comportamiento relativo del S&P500 +1,2% frente al Eurostoxx -0,1%. Destacar en Europa el comportamiento del FTSE 100 +4,4%, en medio de la incertidumbre sobre el resultado de las próximas elecciones en UK, y la continuidad en el rally de los emergentes soportados por una fuerte entrada de fondos, MSCI Emergente +2,8%. Por su parte en los mercados de renta fija seguimos viendo precios al alza, el 10Y USA cierra en el 2,20% frente al 2,44% de inicio de año, mientras que el Alemán 10Y cierra en 0,3%. Con una curva de renta fija que no acaba de tomar pendiente, el dólar se deprecia un 3% frente al euro en un mercado que descuenta ralentización en el crecimiento USA.  Para las próximas semanas deberemos estar atentos a los informes de los Bancos Centrales, posible incertidumbre política con las elecciones parlamentarias en Francia y en UK, y no perder de vista el sector financiero con especial atención en España.