Banner
Los impuestos que gravan la actividad empresarial

Los impuestos que gravan la actividad empresarial

Ser emprendedor es una salida profesional que cuenta con ayudas, ánimos y salidas por parte de instituciones y administraciones. Hay decenas de cursos, seminarios y talleres que ayudan a los emprendedores a constituir su empresa y lanzarse a la aventura del mercado.

Es necesario conocer la idoneidad de crear una Sociedad Limitada (SL) o una Sociedad Anónima (SA) dependiendo de la actividad que decidas llevar a cabo en esta aventura que supone la salida al mercado laboral.

Para tomar la decisión también es importante conocer los impuestos que debes pagar si eres una SA, una SL o si decides convertirte en un autónomo.

Diferentes impuestos para cada forma societaria

Lo primero que hay que hacer es valorar las formas jurídicas societarias por las que puedes optar en el caso de que te convenga crear una sociedad. Aunque en tu calidad de administrador probablemente sigas cotizando como autónomo.

Tienes que informarte  de cuándo te interesa crear una sociedad, entre qué formas jurídicas o tipos de sociedades puedes optar y cuáles son las características de cada una de ellas:

  • Sociedad Limitada (SL).
  • Sociedad Anónima (SA).
  • Sociedad laboral.
  • Cooperativa.
  • Sociedad profesional,…

Como autónomo estás obligado a pagar dos tipos de impuestos y presentar periódicamente las declaraciones correspondientes, como explican perfectamente en este artículo:

  1. Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Que grava las rentas empresariales obtenidas por el autónomo, pudiendo elegir entre el Régimen de Estimación Directa Simplificada, el Régimen de Estimación Directa Normal y el Régimen de Estimación Objetiva (Módulos). Trimestralmente se va pagando una cantidad y luego, anualmente, se presenta la declaración de la renta (modelo 100), pudiendo salir a pagar o a devolver.
  2. Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). Impuesto indirecto que grava el consumo y recae, por tanto, sobre el consumidor final. El autónomo o la pyme actúan como intermediarios entre Hacienda y el consumidor final, ya que deberán pagar a Hacienda la diferencia entre el IVA que hayan repercutido y cobrado a sus clientes y el que hayan soportado por sus compras a proveedores. Se paga trimestralmente.

Sociedad limitada Vs Sociedad Anónima

Sólo en el caso de ejercer tu actividad con una sociedad mercantil deberás tributar por el impuesto de sociedades en lugar de hacerlo por el IRPF.

También puedes tener razones para montar una SL en lugar de ser autónomo. Lo explican de forma muy didáctica en este artículo. Los autónomos no tienen por qué llevar una contabilidad exhaustiva. Sirve simplemente un diario de ingresos y gastos. Y generalmente pagan menos impuestos, y en general tienen que realizar menos trámites.

Todo parece apuntar a que es más sencillo, pero, las cosas no son como las pintan. Aquí tienes cinco pautas para decidir qué es mejor:

  1. Protección de tu patrimonio. Si eres autónomo y pides un préstamo, póliza o similar para tu negocio, en el caso de que el negocio salga mal, tienes que hacer frente a las deudas de la empresa, y pagar con tus bienes, puedes que incluso pierdas las casa.
  2. Separación de lo personal y lo profesional. Cuando trabajas como autónomo, si el negocio va mal y no puedes pagar a final de mes, acudes a tus ahorros. Si ese dinero lo tenías ahorrado para las vacaciones, te quedas sin vacaciones.
  3. La contabilidad estricta es buena. Aunque no llevar contabilidad puede parecer una ventaja, es lo contrario. Al llevar una contabilidad estricta puedes obtener información de tu empresa que de otra forma no tendrías: Informes de rentabilidad de productos, fechas de pago de vencimientos, información sobre próximos pagos a hacienda, etc…
  4. Tienes acceso a otros recursos financieros. Las empresas tienen acceso a otros recursos financieros. De hecho, en lugar de evaluar tu patrimonio y tu nómina o IRPF, evalúan tu plan de negocio. En lugar de atenderte un interventor del banco, te atiende un especialista de la unidad de negocio. Puedes acceder a otras ayudas y subvenciones, es totalmente diferente.
  5. Pasar de autónomo a empresa es bastante costoso. Si decides empezar como autónomo y después pasar a empresa, los costes son altos. ¿Cómo pasas las existencias de almacén a la S.L.?¿Cómo pasas a los empleados? El TPV virtual, las cuentas bancarias, las condiciones comerciales con los proveedores, etc…. Es como empezar de nuevo en muchos aspectos.

Por último, te interesa constituir una Sociedad Limitada en caso de estar en alguna de estas situaciones:

  • Si tienes previsto dedicar a su sociedad un capital inferior a 000 €. Además, deberá estar desembolsado, al menos, en un 25 por ciento. Por tanto, con 15.000 € ya puede constituirse una sociedad anónima.
  • Si de la sociedad no van a formar parte un gran número de socios.
  • Si deseas constituir una sociedad familiar.
  • Si deseas abaratar los costes de funcionamiento de la sociedad.

Y te interesa constituir una Sociedad Anónima:

  • Si precisas obtener fondos de un gran número de personas, sin que las características personales de los accionistas sean importantes.
  • Si tienes la previsión de una gran movilidad en el capital.
  • Si como socio que no va a participar en la gestión de la sociedad deseas que exista un especial rigor formalista en la realización de los actos de la sociedad. Que pueden tener una mayor repercusión en su inversión (por ejemplo: fusión, transformación, disolución, convocatoria de Junta General, reducción de capital, aportaciones no dinerarias, cambio de domicilio, etc.).
  • Si su sociedad va a dedicarse a alguna actividad reservada por la ley a esta clase de sociedades.

 

No esperes más y gestiona tus impuestos y seguros sociales con comodidad.

Para muchas empresas y autónomos, el pago de los impuestos (IVA, sociedades, seguros sociales, etc.) puede suponer una tarea lenta y costosa.

Si lo necesitas, ponemos a tu disposición la financiación para pago de impuestos y seguros sociales.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Duis pulvinar euismod justo sit amet vulputate. In consectetur sodales congue. Mauris auctor erat erat, vitae aliquam tortor molestie eget. Quisque tempus, odio a cursus fringilla, neque lectus consequat mauris, sed efficitur diam massa a ipsum.