Banner
La conducción en invierno para aumentar la seguridad

La conducción en invierno para aumentar la seguridad

Lluvia, viento, niebla, hielo y nieve. Cinco condicionantes que convierten la conducción en invierno en un infierno si no se toman las medidas necesarias para conseguir que la conducción sea segura. La red de carreteras españolas es de muy alta calidad. Y los servicios de urgencias y de mantenimiento de todas las administraciones implicadas con competencias en ello se preparan siempre para la llegada del general invierno.

Tanto el Ministerio de Fomento a través de las subdelegaciones de gobierno, como las comunidades autónomas y las diputaciones provinciales se preparan para los rigores del invierno con materiales, maquinarias y brigadas de peones y técnicos que al mando de los ingenieros se encuentran al frente de los operativos.

Las reglas básicas son la prevención y la prudencia

Pero además de toneladas de sal y de quitanieves, hay una serie de recomendaciones que hay que seguir para lograr que una conducción sea segura al cien por cien.

Antes de salir de viaje en esta época hay que tomar una serie de medidas con vistas a evitar cualquier incidencia previsible en carretera, informa la Dirección General de Tráfico.

1.- Poner el vehículo a punto por medio de una revisión

En el invierno, el vehículo y sus elementos se encuentran sometidos a condiciones ambientales más severas que en el resto del año, por lo que será necesario prepararlo para ello.

2.- Planificar el viaje

En esta época las condiciones meteorológicas son muy cambiantes, por lo que es necesario examinar con detenimiento el itinerario más adecuado para cada situación. Para ello, hay que consultar en el Servicio de Información de Tráfico.

Respecto a la prudencia hay que tener en cuenta que durante la conducción nos puede sorprender cualquier fenómeno meteorológico. Por lo que hay que reaccionar y actuar de forma segura.

3.- Actuar en la velocidad y en la distancia de seguridad

Cualquier incidencia meteorológica afecta a la conducción de 2 formas, que pueden actuar de forma simultánea o individualizada: disminuyen la visibilidad y disminuyen la adherencia entre el neumático y la calzada. Por ello ante la presencia en carretera de nieve, hielo, niebla, lluvia o viento siempre hay que disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad.

Los neumáticos de nieve

Son neumáticos para climas fríos, capaces de ofrecer una eficacia óptima con lluvia, hielo, nieve y en carreteras secas pero frías. Su compuesto más blando hace que se adhieran mejor a la carretera con temperaturas frías que los neumáticos de verano y los neumáticos para todas las estaciones, que están fabricados con un compuesto más duro.

Sus diminutas ranuras muerden la nieve, el hielo y el aguanieve, dispersando el agua a gran velocidad y garantizando un mejor frenado y una mayor tracción. Y las ranuras más profundas agarran y retienen la nieve para facilitar la adherencia sobre nieve compacta y ayudan a que los neumáticos evacuen el agua para reducir el riesgo de aquaplaning.

 

 

Si estas pensando en cambiar de vehículo, prueba nuestra calculadora y aprovecha las condiciones exclusivas si contratas a través de Banca Electrónica…como no tener gastos de formalización.

Equipo BLOG Grupo Cajamar

Grupo de Gestión de Contenidos.