Banner
Herencia digital

Herencia digital

Puede que pensemos que aún está lejos la hora en la que ya no estemos aqui, aunque el tiempo vuele, pero lo cierto es que en la época actual, nuestros padres o incluso en algunos casos nuestros abuelos, también tienen ya su cuenta de Facebook.
Esto nos hace plantearnos, cuanto menos:

  • ¿Quiero que desaparezca todo lo publicado por mis abuelos cuando mueran?
  • ¿Quiero poder seguir viendo solo determinadas fotos o comentarios como un grato recuerdo?
  • ¿Cómo entrar si no tengo contraseña para cambiar privacidad y que nadie pueda escribir en su muro?
  • ¿Quién tiene el poder de gestionar las cuentas de e-mail, las fotos en redes sociales, los archivos almacenados en la nube, las comunicaciones electrónicas, las expresiones, los dominios, y en definitivo nuestro rastro y herencia digital, cuando ya no estemos, o cuando ya no estén nuestros familiares directos?

Aun cuando el sentido común indique que todo debe ser gestionado por los herederos, es interesante conocer que la mayoría de redes sociales permiten solicitar el cierre de la cuenta de un fallecido si acreditamos que somos familiares directos y el fallecimiento, rellenando un formulario, y aportando certificado de defunción, siempre que el fallecido no indicara nada de contrario en su testamento, y que ante el vacío legal ( solamente Francia y EE.UU tiene legislación específica sobre herencia digital), existen múltiple empresas que prestan sus servicios para el cierre de cuentas, la transferencia de contraseñas y otros servicios como el derecho al olvido, reputación online, etc…

Facebook en su página (https://m.facebook.com.help), permite rellenar formulario para eliminación de cuenta o solicitudes especiales de cuenta conmemorativa, pero tienen que verificar que eres familiar cercano o has sido designado en testamento para ello; Google incluyó la figura del administrador de cuentas inactivas; y Twitter pone a disposición de los usuarios una página en la que se puede comunicar la muerte de un familiar para que la cuenta sea desactivada.

TellMeBye permite que se registren archivos y voluntades designando tres contactos importantes para que tras el fallecimiento puedan actuar en nuestro nombre, y a través del servicio (Legacy Locker) se permite ver en vida cualquier contraseña olvidada que he guardado y cifrado como en una caja fuerte digital, y al fallecimiento se le podrá transferir a amigos o familiares designados, contraseñas de correo, de blogs y redes sociales, e incluso enviar mensajes y video póstumos.

Es recomendable por cuestión de ahorro de tiempo y papeleo, aprovechar el otorgamiento de testamento para designar en el mismo quien hereda o a quien legamos todas nuestras posesiones digitales, entre ellas, las claves de acceso (a banca electrónica, a correos electrónicos, a redes sociales) y ciertos archivos digitales que tengamos almacenados, como libros electrónicos, música o películas que podamos haber adquirido por Internet.

Hay quienes apuntan como opción de futuro, sobre todo dada la tradición española de olvidarnos de otorgar testamento, permitir unas voluntades digitales en documento privado inscribible en registro específico, donde designemos personas, generalmente más expertas que nuestros herederos, para que gestionen esa herencia digital.

De hecho, en alguna comunidad autónoma española, como ha sido en Cataluña, con la “Ley de voluntades digitales 10/2017, de 27 de junio”, ya se permite designar a un heredero digital en un documento privado de voluntades digitales, inscribible en un registro específico. Mientras decidimos si otorgamos o no testamento, e inventariamos nuestra herencia digital, siempre quedarán empresas de servicios o formularios que rellenar, aún cuando el camino a veces sea más lento.

 

 

Maria Victoria Garrido Peña

Gerente Consultoría y Contratación. Servicios Jurídicos.