Banner
Electrolibro o libropapel

Electrolibro o libropapel

¿Electrolibro electrónico con pantalla o libropapel de toda la vida con olor y tacto? ¿Qué pros y contras encontraremos a la hora de abandonarnos al placer de la lectura? ¿Ocurrirá como con los discos compactos y el resurgir de los vinilos?

Adentrémonos entre las letras y los códigos binarios brillantes para averiguar cómo se sucede en este apasionante debate del papel del libro y la tecnología. Los datos del Ministerio de Cultura revelan que, en 2014, la edición de libros en papel creció por primera vez en cuatro años, un 3,7% con 68.378 títulos. Pero acumula un descenso del 29,5% en ese mismo periodo.

Ese año bajó por primera vez la edición de libros digitales, el 1,9%, y pasó a representar el 22,3% del sector. En los últimos cuatro años ha aumentado un 13,9% frente a un descenso del 14,1% en facturación de las librerías en el mismo periodo.

La facturación de libros electrónicos representó en 2014 110 millones de euros, un aumento del 37,1% con respecto al año anterior. La edición en otros soportes distintos al papel representa ya el 10,8% de la facturación total en España y en torno al 20% en EE UU.

Ventajas del libro en papel

Si se analizan estos datos y se comparan con viejas previsiones –una amplia encuesta en el mundo de la edición difundida en la Feria de Fráncfort en 2008 aseguraba que en 2018 el libro digital adelantaría al físico–, queda claro que la resistencia del papel es enorme, pese a la crisis. Pero también demuestra que el crecimiento del libro electrónico es constante y sostenido.

En lo que respecta a las ventajas del libro en papel, lo primero es que, en general, es más deseable para ciertas cosas, como libros con imágenes o ediciones firmadas.

También va mejor para determinadas situaciones, como por ejemplo, momentos susceptibles a hurtos o accidentes: ir a la playa y la piscina o ir a nadar sin preocuparse de que te roben un Kindle, te lo pisen, rayen o se te cuele la arena hasta en el último bisel.

Después, están las cosas más personales o menos objetivas. Como el simple placer del olor a libro que enamora a algunas personas. O la sensación física de progresión al pasar las páginas. O tomar notas en los bordes con tu propia letra.

Ventajas del libro electrónico

Por su parte, las ventajas del libro electrónico, comienzan con el espacio que no ocupan. Además, los libros ni se deterioran ni se pierden. Y son más baratos y rápidos de producir. Al disminuir los costos por almacenamiento, transporte y las tiradas de cientos o miles de ejemplares, los precios son menores que los libros impresos.

También desafían el tiempo, porque pueden ser entregados casi al instante y no hay que dar viajes a la librería o biblioteca, o esperar por correo la llegada del libro. Tienes toda una librería al alcance de un clic.

Además, no tienen ediciones agotadas. Y con las ediciones electrónicas el libro siempre estará disponible globalmente.

 

En cualquier caso, en la variedad está el gusto, y podremos encender nuestro libro electrónico al tiempo que en el tocadiscos suena nuestro vinilo favorito de Miles Davis. O, por el contrario, abrir las tapas de un libro y conectar una lista de Spotify a través de nuestro teléfono móvil.

O la combinación digital – analógico que más te guste…tu eliges 😉

Equipo BLOG Grupo Cajamar

Grupo de Gestión de Contenidos.