Banner
5 ideas de negocio para montar un comercio innovador

5 ideas de negocio para montar un comercio innovador

Aunque sea un sector tradicional, el comercio cuenta con grandes posibilidades para crear propuestas innovadoras.

Entra con productos y servicios hiperespecializados

La especialización puede estar en mil ámbitos diferentes: productos que conserven su esencia tradicional pero ofrecidos en un envoltorio diferenciado, como el vino a granel o alimentos elaborados delante del público y envasados para vender listos para cocinar. O por la reinvención de productos tradicionales con un toque gourmet, como la butifarra de rosas de Mas Gourmet.

También hay oportunidades en la venta de artículos de segunda mano especializada por edades o aficiones (niños, deportes, etc.) o en nuevos conceptos de comercios para mascotas “basados en el asesoramiento y la diversión para la mascota. En la mejora de la calidad de vida para ellos y sus amos, consejos de aprendizajes, etc. Más allá del clásico concepto de peluquería canina típico o la tienda de alimentación. O en conservas, por ejemplo, que le gustan a todo el mundo”, explica Pedro Reig.

Reinventa el punto de venta

Si sabemos que la personalización vende, y vivir la experiencia de fabricación en el punto de venta también, una buena idea es unir las dos cosas, personalización y fabricación en el momento tiene que funcionar por fuerza.

Es la idea que está desarrollando la marca Adidas bajo el concepto de store factory: crear zapatillas en el punto de venta a gusto del consumidor. La idea es instalar máquinas automáticas de calzado que permitan crear un modelo en unos minutos, a la medida y gusto del consumidor. Un formato que quieren poner en circulación en los próximos años.

Pero lo moderno no siempre pasa por aplicar tecnología al punto de venta. ¿Recordáis el concepto de La Bernarda en restauración? Lo mismo sirve para cualquier otro comercio. Por ejemplo, conceptos de peluquería en locales muy tradicionales (de esos con azulejos), pero con servicios especializados para los clientes más modernos: como los hipsters. Y peluquerías que resuelvan una demanda insatisfecha de muchos clientes: precios cerrados, sin sorpresas por el tipo de champú o tratamiento que precise tu pelo, pero con servicios y productos de calidad. Incluso precios cerrados para el hombre y la mujer como la británica Barberette. ¿Por qué un corte de pelo femenino tiene que costar más que uno masculino?

Reuniones privadas

Otra forma de reinventar el punto de venta es adoptar estrategias tradicionales en mercados modernos: por ejemplo, la venta directa de joyería. Es la apuesta que está desarrollando la firma Pippa&Jean, que vende sus joyas a través de su tienda online y en reuniones privadas que organizan sus style coach como las llaman ellas.

“Es una forma de vender divertida, acudir a una fiesta que organizan personas amigas, en un ambiente muy distendido. Nuestro cuartel general está en Frankfurt, no tenemos tiendas físicas, y la venta directa nos permite tener una fuerte presencia en toda Alemania, España y Austria. Tenemos más de 1.400 style coaches en estos tres países, que reciben entre un 25% y un 30% de las ventas que consiguen”, comentan sus fundadores, Annette Albrecht-Wetzel y Gerald Heydenreich.

El canal es de lo más tradicional, pero en un mercado que no para de crecer. No hay más que ver la cantidad de marcas nuevas de joyería que están surgiendo en el mercado. Para los responsables de Pippa&Jean, al final, para triunfar en este mercado la clave del éxito es “ofrecer buen diseño a precio medio con alta calidad. También estamos trabajando con ediciones pequeñas, hechas a mano. Pero es importante dar a conocer la marca al público potencial. Invertimos mucho en acciones de social media y publicidad. Y llevamos el producto al cliente con road shows (muestras itinerantes) varias veces al año”.

Nuevos conceptos multiespacios

Sigue habiendo oportunidades en torno a conceptos que combinen actividades que antes parecían reñidas, como las librerías-cafeterías, librerías con restaurante, wifi y ¿por qué no?, las librerías con vinoteca como Tipos Infames. Son conceptos que llevan ya unos años triunfando en grandes ciudades y que no han llegado a localidades más pequeñas.

Pero aquí, como en todo, la clave está en una buena selección de la oferta de productos, ser capaces de organizar eventos que atraigan a un público afín y, por supuesto, un buen servicio. Por eso, más que como comercios, hay que pensarlos como espacios de ocio para disfrutar en los que se consigue la venta sin obligar al cliente a comprar.

El efecto llamada se hace organizando talleres literarios y presentaciones de libros, conferencias y debates sobre autores concretos. Con este formato, hay que pensar en horarios de bares más que comerciales. Algunas abren hasta las 12 de la noche. Y quien dice librerías multiespacios dice tiendas de ropa, restaurantes…

Nichos en auge

Como la moda deportiva que diseña, fabrica y distribuye en sus propios puntos de venta y online …

El resto del artículo lo encontraras en Plataforma Comercios.

Equipo BLOG Grupo Cajamar

Grupo de Gestión de Contenidos.