Banner
¡Haz las maletas ya!

 ¡Haz las maletas ya!

Viajar ensancha el alma, apacigua el corazón, sosiega el espíritu y endulza el cuerpo. Los sentidos vibran ante lo desconocido que se quiere conocer y todo son beneficios. Hay viajes comerciales, iniciáticos, solitarios, románticos y hay escapadas.

La diferencia entre el turista y el viajero es que para el segundo lo que importa es el camino más que el destino y que sabe que hay al menos quince ventajas que le serán beneficiosas para el alma. ¡Haz las maletas ya!:

  1. Un viaje, en primer lugar, reduce el estrés y la ansiedad, que nos envuelven en nuestro día a día. Parar, cambiar el foco y concentrarse en otras prioridades es como cuando tienes hipo y, de repente, desaparece. Lo mismo le sucede al estrés y la ansiedad: que se van.
  2. Potencia tu capacidad para resolver problemas. Al viajar cambiamos de escenario y todas las convencionalidades mutan. Cualquier inconveniente tiene una respuesta diferente. Y las encontramos.
  3. El idioma. Sí, la lengua, pero también los acentos y el mítico lenguaje de signos. Toda esta nueva forma de entender, escuchar y hacerse entender aumenta tus habilidades comunicativas y sociales.
  4. Salir del terruño y del espacio de confort, donde todo está controlado abre tu mente y amplía tus horizontes, proporciona experiencia. Y eso, siempre es un grado.
  5. La posibilidad de enfrentarse a situaciones desconocidas favorece el autodescubrimiento de las capacidades reales y de las potencialidades que tenemos dormidas, silentes.
  6. La gente olvida los enfados en el fondo del armario desde el momento en que empieza a hacer la maleta para partir hacia el destino escogido. Desde ese momento, la felicidad anida dentro de nosotros y se dibuja esa peculiar sonrisa que quizá hacía tiempo que ya no aparecía. Irse de viaje te hace irremediablemente feliz. No lo olvides.
  7. Todo lo que suponga romper la rutina implica que tenemos que sacar fuera lo mejor de nosotros. Este tipo de actitud te hace aprender más de ti mismo al tiempo que te aleja del miedo y de tus propias inseguridades.
  8. Y, de repente, sin estrés, sin ansiedad, con esa sonrisa de felicidad, lo que antes te angustiaba ahora aparece en su verdadera medida. Y te hace replantear muchas cosas. Aprovéchalo positivamente.
  9. En tu lugar de destino eres un viajero más, un desconocido donde nadie sabe tu nombre. Si quieres conectar con el entorno, el lugar, y sus gentes, tendrás que aumentar tu capacidad de empatía, con lo que el viaje también favorece que seas más empático.
  10. Otra de las ventajas indiscutibles de viajar es que se aprende de forma constante, y con todos los sentidos. Desde otras lenguas a otras costumbres. Es, de hecho, uno de los grandes atractivos de los viajes, el contacto con otras culturas.
  11. Los psicólogos demuestran científicamente a través de sus estudios que los viajes desarrollan la visión personal del entorno y amplía nuestros horizontes. Muchos problemas de ideología y los conflictos que se generan se pueden curar viajando o, al menos, buscar una palanca para avanzar en su solución.
  12. Y, por supuesto, consecuencia de la anterior, viajar es una gran medicina contra las ideas preconcebidas y los prejuicios.
  13. Los expertos coinciden en que el comienzo del viaje empieza cuando decidimos realizarlo. Es el momento de la excitación, de las ideas, de plantear el viaje, el destino, el país, la estancia, los alojamientos. De indagar la cultura que vamos a conocer, las comidas típicas y los monumentos o espectáculos que visitaremos, que conoceremos de primera mano. Es el momento de relamerse del gusto y de disfrutar de la decisión adoptada. Planear el viaje en sí mismo es ya toda una ventaja.
  14. Ir al trabajo con una jornada por delante llena de posibles inconvenientes o, simplemente, todas las duras tareas que habría que realizar puede dulcificarse recordando alguno de los momentos vividos durante nuestro reciente viaje. Recordarlo es una actitud positiva.
  15. El desarrollo de las tecnologías en nuestra sociedad permite que tengamos nuestra propia huella digital, que se nutre del rastro dejado a través de internet y las redes sociales en una suerte de memoria digital cuasi-eterna.

No siempre podremos viajar todo lo que queremos. Para ayudarte, te presentamos nuestra “Máquina de Credirealidad: El funcionamiento no puede ser más sencillo… Primero elige el destino, luego aportas la documentación y, en tercer lugar, con agilidad, sencillez, rapidez, sin intervención de fedatario público… se puede disponer de la financiación deseada”.

Fácil, ¿verdad? Hacer ahora credirealidad tus ilusiones

Equipo BLOG Grupo Cajamar

Grupo de Gestión de Contenidos.